Maieutique Transcendante

la Enseñanza

Sobre la Enseñanza dada en nuestra Cofradia

Ausencia de exclusivismo
Una persona que recibe la iniciación que transmitimos, también puede realizar otras prácticas espirituales. No hay exclusividad en la adhesión a nuestra Enseñanza.

Sin embargo, lo que se pide al que recibe una etapa de iniciación es practicar íntegramente el programa espiritual que se le da. No debe practicar parcialmente lo que le hemos transmitido y parcialmente las prácticas de otras escuelas espirituales. Es la totalidad del programa transmitido lo que debe realizar y a eso puede añadir lo que desee.

Ausencia de espíritu misionero
Nuestra transmisión del Advaita-Vedanta, no incluye, por nuestra parte, ningún deseo de constituir un movimiento de tipo «neo-hinduista», ningún intento de conversión. Nos referimos a la tradición hindú, porque nuestra enseñanza y nuestra práctica se basan en la riqueza de la sabiduría inmemorial que transmite, pero para nosotros es claro que cada persona es libre de mantener su propia fe, siempre que no se base en un exclusivismo sectario, lo cual es incompatible con la orientación universal de nuestra enseñanza.

El hinduismo no es una religión misionera y uno no puede convertirse al hinduismo, se nace hindú, no se convierte en hindú. Igual que, en función del karma de uno, según la especificidad de nuestro destino, uno nace europeo o asiático. Pero esto no significa que las Verdades metafísicas que lleva la tradición hindú estén reservadas para los hindúes; al contrario, se ofrecen a toda la humanidad.

La voluntad de interconfesionalidad
Ramana Maharshi nunca buscó «convertir» a nadie, porque el Sí (Atmâ), la verdadera identidad de cada persona, más allá de las apariencias humanas, es la misma para todos, detrás de las creencias, opiniones y adhesiones de la mente y el intelecto.

Por eso ofrecemos un trabajo espiritual interconfesional adaptado a lo específico de cada persona. Al principio de la iniciación, al cristiano se le ofrecerá una «meditación sobre Cristo» o sobre otros aspectos de su fe. A los judíos, musulmanes y budistas, se proponen técnicas de acuerdo con su posición confesional.

Además, incluso para aquellos que no pertenecen a ninguna tradición, existen las predisposiciones propias de lo que se puede llamar su «tipología espiritual».

Para nosotros, el esoterismo es una dimensión espiritual interior que se encuentra idénticamente en la cumbre de cada una de las grandes tradiciones espirituales de la humanidad y la diversidad de Senderos converge hacia la cima universal.

Para nosotros, todas las religiones y todas las grandes tradiciones provienen de las Revelaciones divinas, y tienen su origen en la misma Realidad trascendente.

A la luz de esta verdad, las enseñanzas espirituales pueden ser clasificadas en dos categorías: Por un lado tenemos enseñanzas sectarias que declaran ser las únicas poseedoras de la Verdad, por otro lado tenemos enseñanzas que, reconociendo que sólo proponen uno de los caminos espirituales que conducen a la Realidad Divina universal, muestran tolerancia hacia otros senderos.

La Mayéutica va mucho más allá que eso, pues es un trabajo iniciático auténticamente interconfesional lo que su enseñanza propone. Esto es así porque las técnicas iniciáticas que transmite pueden adaptarse a cualquier creencia.

El cristiano podrá meditar sobre Cristo, el musulmán sobre las fórmulas coránicas, el judío sobre los conceptos de la Cábala, el budista sobre los elementos del Dharma, el chino sobre el Tao, y el hindú sobre su Istha devatâ.

Esto es así, porque las mismas técnicas contemplativas, las mismas técnicas de Despertar Espiritual, pueden ser utilizadas en temas de recogimiento o de tomas de conciencia, que son a la vez diferentes y convergentes.

La diversidad de los objetos de contemplación o de tomas de conciencia, termina por conducir a la experiencia de la misma, única y universal inefabilidad trascendente, que constituye a la vez la fuente y la finalidad de todas las religiones y a la que la multiplicidad de Tradiciones ha dado múltiples nombres.

Así, la Mayéutica transmite a cada uno una ciencia esotérica que le permite profundizar la Esencia de su fe.

El caso de las personas que trabajan en otras escuelas esotéricas
La interconfesionalidad se refiere a la relación entre las prácticas exotéricas de una religión y las prácticas esotéricas que transmitimos. No hay interferencia entre estas dos prácticas, porque no están al mismo nivel. El caso es diferente cuando una persona se dedica al trabajo espiritual de tipo esotérico de otra escuela.

Sin embargo, no prohibimos a los que reciben la iniciación que trabajen en otras escuelas esotéricas; sin embargo, es importante saber que cuando reciben dirección espiritual personal en estas otras escuelas, en algún momento pueden producirse serias interferencias. Interferencias que pueden incluso comprometer la finalización del proceso liberador. Pero de esto sólo ellos serán responsables.

Résumé de l'enseignement en 13 points

Guíame, O Pûsan, hasta alguien que sepa, que pueda instruirme y decirnme: «Este es el camino».

(Rg – Veda – 6 – 54).

1° PUNTO 
La Mayéutica Trascendente propone al principiante acercarse al camino iniciático a través de la práctica del arte de la observación. Puedo observar el cuerpo y todas las sensaciones corporales. También puedo observar el ir y venir de mis pensamientos. Para los que se entregan a esta observación, en momentos de silencio introspectivo e inmovilidad, pero también durante las actividades diarias, aparece la siguiente observación con una intensidad proporcional a la práctica: estoy yo y está lo que observo. Soy lo que observa el cuerpo y los pensamientos. No soy lo que observo. No soy ni el cuerpo ni los pensamientos. NETI NETI dicen los Upanishads. No, no eres esta, ni esa o aquella cosa observable.

2° PUNTO 
Entonces surge la pregunta: «¿Quién soy?». La pregunta que

Ramana Maharshi, nuestro venerado Maestro, hizo la base de su Enseñanza. ¿Quién soy yo que observa el cuerpo y los pensamientos? La práctica regular de la meditación me lleva a darme cuenta de que soy pura Conciencia. Es la Conciencia la que percibe el mundo exterior, el cuerpo y los pensamientos. Esta Conciencia en sí misma está vacía de contenido. Por lo tanto, es importante   no    confundir,       como         hacen       muchos   filósofos occidentales, la Conciencia de esto o aquello, con la Conciencia misma. Ser consciente de esto o de aquello es observar que este o aquel tipo de percepción atraviesa el campo de la Conciencia. Pero la conciencia en sí misma es independiente de todas las categorías de percepción. En el estado de vigilia, el contenido de la conciencia son las percepciones del mundo exterior y del mundo subjetivo. En el estado de sueño, estas son las fantasías del mundo de los sueños. En el estado de sueño profundo, no hay sueños, toda percepción cesa y sólo la Conciencia permanece vacía de contenido. El sueño profundo no es la inconsciencia, sino la pura Conciencia vacía de toda percepción.

3° PUNTO
Una nueva pregunta surge para el investigador: ¿es esta Conciencia pura que está en mi Sí, testigo de los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo, una realidad personal o impersonal? En otras palabras, ¿hay una Conciencia presente en todos los individuos o cada individuo tiene su propia Conciencia personal? Si dices: «La Conciencia es diferente a la del vecino», tengo derecho a preguntarte cuál es esa diferencia. Ahora bien, todas las diferencias que separan a los individuos entre sí están al nivel de lo que percibe la

Conciencia, y no al nivel de la Conciencia misma. Soy diferente de mi vecino porque mi cuerpo, mis sentimientos y mis pensamientos son diferentes. Pero en el nivel de la Conciencia misma, no hay diferencia entre mi vecino y yo. Si no hay diferencia, la Conciencia es una realidad impersonal y no una realidad personal. Siendo impersonal, esta realidad no está encerrada en ninguna limitación individual, ya que, a su nivel, la individualidad no existe. Una

Conciencia impersonal es necesariamente una Conciencia Universal. Por lo tanto, sólo hay una Conciencia omnipresente que impregna toda la creación. Esta Conciencia única está presente de forma idéntica en una planta y en un hombre. Las diferencias están sólo a nivel de las percepciones que forman, por un lado el estado de Conciencia de la planta y por otro lado el estado de Conciencia humana. Esta Conciencia que impregna toda la creación no está, sin embargo, de ninguna manera limitada por esta última. La Conciencia Única sigue siendo el testigo de todas las formas de vida. Como espectador no está incluido en el espectáculo. Está presente en todas las cosas y más allá de todas las cosas. Por lo tanto, la inmanencia y la transcendencia son dos aspectos inseparables de la Conciencia Infinita.

4° PUNTO 
Esta Conciencia es la Conciencia del Ser, en sí misma. Así como la Conciencia ha sido confundida por muchos pensadores con su contenido, el Ser ha sido frecuentemente confundido con la forma de ser. Exististe hace diez años, pero desde hace diez años tu cuerpo no es el mismo, ha cambiado completamente, tus sentimientos, tus pensamientos no son los mismos, el lugar donde estás es probablemente diferente. ¿Qué le permite entonces afirmar: «Existí hace diez años»? «Lo que te lo permite decir es la permanencia de tu Ser. Lo que ha cambiado es la forma en que existes. De la misma manera, entre los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo, lo que cambia es el modo de existencia, lo que queda es el Ser. En el nacimiento y en la muerte, lo que cambia es el modo de existir, lo que queda es el Ser. Como dice el Bhagavad – Gîta, «Lo que ES no puede dejar de ser. «Ser nada es todavía SER nada, es decir, estar bajo el aspecto aparentemente negativo de la no-manifestación, la existencia pura despojada de cualquier forma de existencia. La Conciencia pura no es nada, nada definible o formulable. La nada que nuestra intuición puede captar es la pura existencia infinita. Esta nada del Ser puro es el sustrato de todo, sobre el que se superponen todas las formas de existencia.

Así, el hecho de ser permanece inmutable, y su forma de existir, su ego, su personalidad están cambiando constantemente. Según la afirmación budista, el «yo» es impermanente, mientras que el Ser, en sí mismo, que no es otra cosa que la inexpresable trascendencia del Nirvana o del Brahman, es inmutable. Dios es el Ser, de ahí la afirmación bíblica: «YO SOY EL QUE SOY». La realidad Divina es el Ser – Conciencia – Gozo. SAT – CHIT – ANANDA. La beatitud resulta de la infinitud, conocer su infinitud es conocer la beatitud.

5° PUNTO 
Vivir al nivel de nuestra verdadera naturaleza, de nuestro Sí Supremo que es puro Ser, tal es el propósito de la iniciación. Esta realización implica un desapego total. Es porque uno se identifica con el cuerpo y la mente que la lujuria y el apego aparecen. La profunda paz del desapego es conocida por quien pone fin a esta falsa identificación. Tal desprendimiento es conocido por quien termina la falsa identificación. Tal desprendimiento, sin embargo, no tiene nada que ver con el ascetismo o la renuncia al mundo. Mortificarse a sí mismo física, emocional o intelectualmente no es terminar la identificación con el cuerpo y la mente. El objetivo es estar desidentificado del hombre, independientemente de sus actividades o experiencias. Este es el mensaje fundamental del Bhagavad-Gîta: dejar que el hombre cumpla con su deber social sin identificarse con él y sin dejar de ser consciente de ser el Sí único y eterno.

6° PUNTO 
Sólo una práctica regular de meditación, una práctica heredada de las técnicas del Raja – Yoga y que impregne gradualmente toda tu vida, te permitirá dejar de identificarte con el cuerpo y el psiquismo, para saber por experiencia que eres pura, eterna e infinita Conciencia. Experimentar el Samâdhi y el Satori es ser un iluminado, un Jnâni. Es poseer la Sabiduría suprema. Gnosis definitiva. Al hacer esta experiencia le dirás al buscador, siguiendo a los Sabios de los Upanishads: «Este (este infinito) eres tú » – TAT TWAN ASI. Dirás a la manera del Cristo: «El Padre (es decir, la Conciencia Trascendente del Sí en el interior) y yo somos uno». Sabréis como dijo el profeta Mahoma: «El que conoce su alma conoce a su Señor» (ibn Arabî – El Tratado de la Unidad). Y podrás decir: «Yo soy el Absoluto» AHAM BRAHMASMI. Es hacia la experiencia de esta realidad que todas las religiones convergen. Esta experiencia salvadora constituye el núcleo esotérico de todas las revelaciones.

Una experiencia como ésta necesita tiempo para echar raíces. Al principio sólo puede ser un fugaz y abrumador relámpago de la Realidad Suprema. Es necesario trabajar para que se convierta en una dicha diaria y constante; implementar una disciplina sistemática, impregnar todos los aspectos de nuestra vida con el Conocimiento Trascendente (Jnâna).

7° PUNTO 
Pasar de la ignorancia al Conocimiento es también pasar de la muerte a la Inmortalidad, pues sufrimos el destino de aquello con lo que nos identificamos. ¿Qué nace? Es la individualidad psicofísica. Lo que muere: es el cuerpo físico. Lo que experimenta la vida post-mortem: es el psiquismo. Todo eso no te concierne, tú que eres la pura Conciencia de testigo. La duración de una vida humana es sólo el comienzo, el desarrollo y finalmente la interrupción de un tipo específico de percepción. La vida humana y la vida post-mortem no son más que diferentes espectáculos, secuencias coordinadas de percepciones que atraviesan el campo de nuestra infinita y eterna Conciencia. Al llegar a sentir que eres la Conciencia Infinita sabes: «Cómo era tu rostro original antes de que nacieran tu madre y tu padre. «Según un Zen Koan del Maestro Houei-neneg; y como Cristo puedes decir, «Antes de Abraham yo era.

8° PUNTO 
Para quien se identifica con la Conciencia Eterna, el universo entero es sólo el conjunto de percepciones que cruzan el campo de esta Conciencia infinita. Por lo tanto, el universo no tiene una realidad material. Lo que llamamos materialidad es sólo un tipo específico de percepción. Todas las categorías de percepciones son sólo fenómenos evanescentes que descansan en el vacío. Vivir esta comprensión dentro del escenario de la vida diaria es experimentar la forma más alta de desapego.

9° PUNTO 
El Universo es el gran sueño del Sí. Es la meditación coordinada de Dios que es Espíritu puro. Es Maya el espectáculo de la fantasmagoría divina. Esta fantasmagoría es la expresión de la Energía Divina (Shakti). Del vacío infinito de la Conciencia pura surge el sueño del Universo: el mundo es, por lo tanto, la Manifestación de Dios. La Esencia Divina, que es el vacío infinito de la Conciencia pura y la Manifestación Divina, que toma la forma del Cosmos, son inseparables. Así te das cuenta con los Videntes de los Upanishads que «todo este maravilloso universo es Brahman».

El Samsara, el modo de transmigración, y el Nirvana, la Trascendencia, son uno. Como hombre eres una parte inseparable del Cosmos. Como Conciencia eres inseparable de la Trascendencia Divina. Una realización espiritual integral no te induce a renunciar al mundo, sino al contrario, a ver en él la Manifestación Divina de la que eres inseparable en tu aspecto manifestado, eres inseparable del universo. Por lo tanto, tu cuerpo es uno con la totalidad del Cosmos. Quién sabe eso, puede hacer suya la palabra de Cristo y decir ante cualquier elemento del mundo: «Este es mi cuerpo, esta es mi sangre».»

10° PUNTO 
Vivir diariamente la unidad cósmica del gran Todo, del Tao, es despertar en ti la más alta forma de amor. El amor fluye libremente cuando toda ilusión de separación se ha desvanecido. Todos los demás son amados como tú. Desde el principio de la búsqueda espiritual, el florecimiento del corazón es un poderoso factor de progreso. Cuanto más se expande tu amor, más se rompen todos los poderosos factores de progreso. Cuanto más se expande tu Amor, más rompe todas las barreras del egoísmo, del apego, de la identificación posesiva, más te vuelves capaz de amar por el simple placer de amar, sin esperar ni buscar nada, más se disuelve el ego. Cuando ya no amo a mi cónyuge porque es mi cónyuge, mis hijos porque son mis hijos, mis padres, mi país, etc., el ego se disuelve. Por la misma razón. Cuando mi amor, aunque no pueda expresarse materialmente hacia un número limitado de individuos, abarca a todos los seres vivos; y va acompañado de la incapacidad total de sentir odio. Cuando este amor no está unido a ninguna persona en particular, porque en cada persona veo la Manifestación de Dios, y estoy unido y enamorado sólo de Dios. Entonces estoy muy cerca de la Realización.

11° PUNTO 
Ir más allá del cuerpo y la mente, para fundirse en el Silencio Eterno, es ser Uno con Dios. Volver al nivel del cuerpo y la mente es volver a ser una pequeña individualidad mientras que Dios es el infinito. Nunca se puede decir en nombre del hombre: «Yo soy Dios». En verdad somos Dios en el nivel de nuestra profunda realidad, porque Dios es la única realidad profunda. En cuanto al hombre, pertenece al mundo de las apariencias. Identificar una apariencia con la Realidad Esencial no es más que un delirio mental y una blasfemia. Por lo tanto, las enseñanzas que han afirmado la identidad esencial entre el hombre, mero polvo, y Dios, son conjuntamente correctas. En tu apariencia, es decir, en tu cuerpo, sentimientos y pensamientos, eres irreduciblemente diferente de Dios. Tú eres sólo una pequeña parte de su manifestación. Por otro lado, en tu aspecto Esencial, más allá del cuerpo y la psique, eres uno con Dios y con el Universo.

Entender esta doble verdad es también entender que la Realización Espiritual contiene dos aspectos. El primer aspecto, el aspecto gnóstico, en el que aprendiendo a trascender la mente se experimenta la unidad con el Absoluto: Esto es el Vedanta, esto es el Jnâna-Yoga. El segundo aspecto es el aspecto devocional: el Bhakti Yoga, en el que viviendo al nivel del hombre se establece una relación con Dios. Lo amas y lo adoras por encima de todas las cosas. Te abres a su gracia santificante. Te sometes a Su Voluntad que se manifiesta a través de todos los eventos de la vida. Cumplís lo que os dicta la inspiración que os da, y seguís siendo su servidor. Es a la profundización de este segundo aspecto a lo que los místicos hebreos, cristianos y musulmanes se dedican especialmente. Sin embargo, como declaró Ramana Maharshi, un gran número de sabios hindúes y como algunos maestros sufíes han expresado con particular claridad: las experiencias del Conocimiento (Jnâna) y la Devoción (Bhakti) se fusionan y se convierten en aspectos complementarios de la misma realización.  «Oh Señor, si me identifico con el cuerpo, soy tu siervo; cuando me considero un alma encarnada, soy parte de Ti; pero cuando me doy cuenta de que soy el Yo, soy uno contigo. (Adhyâtma – Râmâyana)

12° PUNTO 
La autorrealización espiritual no es una preocupación egoísta, ya que sólo en la medida en que conozcamos la Luz podremos llevarla a los demás. Permanecer en el mundo para irradiar la luz a nuestro alrededor es el camino del Karma – Yoga. Karma – Yoga, o el Camino de las Obras completa los caminos del Conocimiento y el Amor. Es para revelar el conocimiento que las Obras se cumplen, y lo que nos impulsa a cumplirlas es el amor. El amor de Dios y el amor de los seres vivos son inseparables, ya que todos los seres son manifestaciones de Dios. Llevar la luz y la Verdad a los demás, para ser un miembro activo de la Redención General, no es una meta que se limite a esta vida. Es a través de todas las sucesivas eternidades que la Realidad se dedica al servicio de los demás. Es a través de una infinita multiplicidad de condiciones de existencia que pretende iluminar a los demás. Tal es el ideal del Bodhisattva, que no es otro que el de los Santos de la Iglesia triunfante.

13° PUNTO
Mientras desees obtener una Realización espiritual, y una liberación personal (Mukti) de la temporalidad, todavía hay un rastro de Ego en ti. La liberación final es la de comprender que no hay liberación personal posible. La liberación individual sería posible si hubiera individualidad, pero es precisamente la individualidad lo que es una ilusión. Por lo tanto, no hay posibilidad de refugiarse en algún lugar, de emanciparse individualmente, ya que eres inseparable de todo. Ya que eres uno con Dios, en sus aspectos manifestados y no manifestados. Como eres miembro del cuerpo de Cristo, la Redención del mundo es tu redención; y mientras un ser en el universo no esté espiritualmente realizado, no estarás espiritualmente realizado en tu Realidad que todo lo abarca. Le hemos dado un resumen muy breve y sucinto de la enseñanza de la Mayéutica Trascendente.

¡Que profundice en esta enseñanza!

¡Que lo interiorices!

¡Que lo vivas!

¡Que te des cuenta!

¡Puedes pasarlo!